Atrás

Las obras del nuevo muelle de Balears transformaran la fisonomía del Port de Tarragona

Las obras del nuevo muelle de Balears transformaran la fisonomía del Port de Tarragona
01 Jun
2020

La primera fase de esta nueva infraestructura estará adosada al dique de Llevant, tendrá 460 metros de longitud i una explanada de 4 hectáreas de superficie

Las obras del nuevo muelle de Balears entran en su fase decisiva y, durante los 14 meses de ejecución, transformarán la fisionomía del Port de Tarragona. Esta nueva infraestructura cambiará de forma sustancial el espacio del dique de Llevant destinado al atraque de los cruceros, puesto que tendrá una superficie de 4 hectáreas y 460 metros de largo.

La línea de atraque total será de 700 metros ya que, en 240 de estos 460 metros de longitud, se podrá atracar en ambos lados llegando a doblar el número de cruceros que podrán atracar simultáneamente y, también, acoger los cruceros más grandes del mundo.

Las obras del muelle, con un presupuesto de más de 27 millones de euros (más IVA), se iniciaron oficialmente el pasado día 17 de abril con la firma del acta de replanteamiento y se ejecutarán en un plazo de 14 meses, lo cual sitúa la finalización de los trabajos a mediados del año 2021.

En un futuro, la nueva infraestructura también podría ampliar servicios para sólidos a granel y terminales multipropósito.

 

Un nuevo muelle en 10 fases y 14 meses

Las obras del muelle de Balears empezaron el pasado mes de abril y se prolongaran durante 14 meses hasta que la nueva instalación esté operativa.

Primera fase: recepción del dique flotante “Mar del Aneto”, también denominado cajonero, instalado en el muelle de Andalusia. Su función es la construcción de los cajones o cimientos de hormigón que se tienen que utilizar para la creación del nuevo muelle de Balears.

Este tipo de plataformas se utilizan en los puertos para la fabricación de muelles, diques y otras infraestructuras relacionadas con la actividad portuaria. La tecnología de los cajones reduce notablemente el impacto medioambiental respecto a otros métodos, permite acortar considerablemente los tiempos de ejecución y se ajusta muy bien a las características del Port de Tarragona.

En esta primera fase, se realiza el montaje de la barrera anti-turbidez en el agua y se retira parte de la escullera donde irá el nuevo dique. También se traslada el dique flotante ‘Mar de Aneto’ al muelle de Catalunya y, por último, se inicia el dragado para condicionar el fondo marino de manera uniforme.

Segunda fase: se acaba el dragado y se empieza la colocación del material de la escollera desde la embarcación gánguil.

ESCOLLERAS
Se prevé la colocación de 1.232.000 toneladas de escolleras

Tercera fase: se acaba la colocación de material por medio marítimo en la escollera para, seguidamente, dejarlo enrasado para la colocación de los cajones. Empieza la fabricación de los mismos cajones en el muelle de Catalunya y arranca la construcción del primer tramo del dique sur, con medios marítimos y terrestres.

DIMENSIÓN DE LOS 11 CAJONES
41,05 m de eslora, 16,75 m de manga y 21,30 m de altura
Peso de un cajón vacío 7.288,80 toneladas | Peso de un cajón lleno 33.440,65 toneladas

Cuarta fase: fondeo y colocación de los primeros cajones e inicio de la construcción del primer tramo del dique norte, con medios marítimos y terrestres.

Quinta fase: finalización del fondeo de los cajones.

ACERO DE ARMADURA
Se destinarán 3,2 millones de kg de acero para viga cantil y para cajones
Cajones 3.042.131,51 kg | Viga cantil 131.766,54 kg

Sexta fase: en este momento se produce la finalización del dique sur. Se rellenarán con piedra las celas interiores de los cajones con medios terrestres y se realizará el trasdosado de los cajones de la escollera, con medios terrestres.

 

Séptima fase: finalización del dique norte. Paralelamente se inicia la construcción de la viga cantil y el relleno del muelle mediante una draga de succión con cortador.

DRAGADO
Es prevé extraer más de 729.000 m3 de material del fondo del mar
De los cuales casi 500.000 m3 se destinarán a rellenar el muelle

 

Octava fase: el muelle ya empieza a tener una forma muy identificable y visible. Se empieza a colocar los bolardos y las defensas al mismo tiempo que se ponen en marcha las pavimentaciones en muelle y explanada.

 

Novena fase: en este punto el muelle ya se encuentra prácticamente acabado. La viga cantil está finalizada con defensas y bolardos. El muelle se encuentra totalmente pavimentado y la explanada lo está parcialmente.

BOLARDOS
Se colocarán 33 bolardos de 200 toneladas de tiro nominal
Suficiente para amarrar los creceros más grandes del mundo

 

Décima fase: después de 14 meses el muelle ya estará operativo.

Plan de vigilancia medioambiental

El Port de Tarragona ha incorporado medidas ambientales voluntarias en la obra del muelle de Balears para reducir, garantizar y minimizar la afectación de las obras sobre el medio natural y ha diseñado un Plan de vigilancia ambiental para prevenir y controlar las acciones durante la ejecución de las obras. Además, dispone de un procedimiento de seguimiento ambiental de obras que se aplica sistemáticamente a todas las obras promovidas por el Port de Tarragona.