Atrás

Las obras del Museo del Port de Tarragona superan la fase de desmontaje de la cubierta

Las obras del Museo del Port de Tarragona superan la fase de desmontaje de la cubierta
19 Jun
2020

El nuevo cubrimiento, a punto de ser instalado, favorecerá la eficiencia energética y supondrá un ahorro energético

Una nueva climatización interior supondrá una gran mejora por el día a día de las personas usuarias de las nuevas instalaciones

Una reforma integral basada en los requerimientos de accesibilidad y toda la normativa del Código Técnico de Edificación

Las obras del Museo del Port de Tarragona ya han superado la fase de desmontaje de la cubierta y de escombro del interior, previo traslado al Tinglado 2 de las piezas que estaban expuestas y que este verano abrirá puertas como sede provisional del Museo.

A estas alturas los trabajos están en la fase del desmontaje de la cubierta para sustituirla por una de nueva que garantiza el confort técnico en el interior de las instalaciones. Esta nueva cubierta favorecerá la eficiencia energética de la climatización interior y, como consecuencia, supondrá un ahorro energético del edificio. Hay que recordar que el Museo, hasta ahora, no disponía de una instalación de climatización y esta nueva cubierta será una gran mejora en cuanto al día a día de las personas usuarias, a la vez que favorecerá la mejor conservación de las piezas expuestas.

Con esta reforma integral del edificio se cumplirán todos los requerimientos de accesibilidad y toda la normativa del Código Técnico de la Edificación. Se trata de un marco normativo que establece las exigencias que tienen que cumplir los edificios en relación con los requisitos básicos de seguridad y habitabilidad, además de las exigencias básicas en eficiencia energética y energías renovables.

También hay que añadir que se está ejecutando una nueva escalera interior para acceder en la zona del altillo, espacio destinado a las variadas actividades didácticas organizadas por el Museo del Port y a la zona propiamente de las oficinas del personal que trabaja. Esta escalera con una balconada actuará como un mirador sobre la exposición y permitirá una transición más suave y visual en el paso de la planta baja en el primer piso.

Las próximas tareas que se desarrollarán, después del actual desmontaje y montaje de la cubierta, serán la ejecución de instalaciones y las nuevas particiones del interior del edificio.

A pesar de que se trata de una reforma integral, con este proyecto el Port quiere mantener la estructura y elementos del edificio y poner en valor la arquitectura industrial de la época.

Paralelamente a las obras del Museo, el Port está perfilando el proyecto de museografía interior, un proyecto que se empezará a ejecutar una vez la obra esté prácticamente finalizada. El interior del Museo renovará completamente el relato expositivo de la mano del equipo Ignasi Cristià e Iago Blasi encargado de diseñar la nueva propuesta museística.

Según las personas responsables de las obras del Museo, a pesar de la situación excepcional que se ha vivido en todo el mundo por la aparición de la COVID-19, las tareas se encuentran dentro del calendario previsto a pesar de haber vivido un pequeño desajuste a causa de las semanas de confinamiento derivadas del estado de alarma. La previsión continúa siendo acabar la rehabilitación de este emblemático espacio cultural tarraconense a finales de año.

 

Ideas básicas del nuevo Museo del Port

El Museo está viviendo una intervención integral de 10 meses que mejorará el edificio y renovará la vertiente museística. Esta reforma supone una inversión de dos millones de euros que se financia a través del 1.5% cultural, puesto que el día 4 de diciembre pasado la Comisión Mixta del VII Acuerdo de Colaboración entre el Ministerio de Fomento y el Ministerio de Cultura para la Actuación Conjunta en el Patrimonio Histórico a través del 1,5% cultural aprobó el otorgamiento de 1,75 millones de euros al Port de Tarragona por “obras del proyecto de nueva propuesta para el Museo Marítimo del Port de Tarragona”.

Los trabajos afectan a una superficie de 2.600 m² construidos y permitirá el aumento de la superficie expositiva en unos 600 m².

No tenemos que olvidar que hablamos de un espacio cultural donde casi medio millón de personas han podido visitar el Museo del Port en sus 20 años en activo.